La arena absorbente para gatos se considera la madre de los tipos de arena, pues en 1947 fue la que sustituyó el hasta entonces empleado relleno de arena, convirtiéndola en la primera arena para gatos moderna. La arena mineral está hecha de arcilla y destaca por la buena absorción de los líquidos. Eso sí, la orina se queda en el arenero, solo las heces pueden extraerse. Por ello es necesario cambiarla con frecuencia. Otro problema al emplear esta arena es que el gato, al escarbar en ella, levanta polvo. Este polvo puede acarrear problemas respiratorios en algunos gatos sensibles. Al comprarla presta atención a que el producto no tenga mucho polvo.