Los gatos son carnívoros estrictos, por eso, no es recomendable tenerles un régimen alimenticio similar a la de los perros. Estos pequeños felinos toman la mayor parte de su energía de las proteínas, por lo cual necesita concentraciones proteicas mucho mayor que la de los caninos.